Batman V Superman es decepcionante, de eso no cabe la menor duda. La audiencia crítica, no cegada por los personajes, la ha destrozado, y no es para menos, es un filme disperso, sin coherencia y mal integrado.

Pero eso no significa que la idea de enfrentar a estos dos héroes sea mala, simplemente estuvo mal implementada. He aquí mi fanfic de lo que pudo ser esta cinta. Aclaro, no soy guionista ni profesional en la literatura por lo que no estoy diciendo que mi “obra” sea mejor, es simplemente lo que a mí me hubiera gustado ver.

Tomemos la mayor parte de lo que fue realmente y partamos de ahí, sin hacer cambios mayores a lo que finalmente recibimos. De ese modo los sucesos ocurridos en Man of Steel permanecen iguales.

———-Capítulo 1—————————————————————–

Durante la batalla entre Superman y Zod, en la que Metrópolis sufrió daños catastróficos. Bruce Wayne, quien se encontraba en el lugar, atestiguó personalmente los sucesos y dio fe del horror y el sentimiento de humillación que la raza humana sintió al verse doblegada por unas pocas criaturas venidas de otro mundo. Poco pudo hacer un hombre, incluso uno como él, ante tal devastación, más allá de contemplar con furia y miedo la realidad que se mostraba desnuda ante sus ojos, la tierra jamás volvería a ser la misma que conoció.

Los sucesos en aquella batalla arrojaron como resultado una imagen polarizante de Superman. Por un lado había personas que lo consideraban un salvador, un héroe; éstas veían los esfuerzos del alienígena por proteger a los más débiles por lo que sentían simpatía hacia él, incluso algunos llegaron a adorarlo. Se erigieron sectas que consideraban que era Superman el verdadero Dios que la humanidad estaba esperando desde hacía más de dos mil años.

Por otro lado estaban quienes le temían, quienes sentían que la sola existencia de seres como Superman dejaba a la raza humana en un estado de inferioridad, que dejarían de ser la especie dominante del planeta. Nadie conocía realmente al alienígena, nadie conocía lo que lo motivaba. Sí, actuaba mayormente en beneficio de los hombres pero, ¿por cuánto tiempo? ¿Del lado de quién estaba? Personas de diferentes países temían que la nacionalidad manifiesta del ser se pusiera en juego y se convirtiera en un arma que los Estados Unidos podrían usar en búsqueda de beneficios para su gente y gobernantes, eso sin contar que el propio individuo podría simplemente cansarse y actuar de una forma autoritaria, de imponer su ideología a otros. Su simple existencia generaba intranquilidad en gran parte de la población en el mundo.

Bruce Wayne pertenecía a este último grupo. Había sido testigo de lo que el ser era capaz de hacer y se había sentido indefenso, una sensación que no sentía desde que era un niño y vio a sus padres ser asesinados ante sus ojos. Desde entonces había jurado proteger a los más débiles y, para ello, él debía ser más fuerte que cualquier otro.

Bruce entrenó por años, física e intelectualmente, se preparó y viajó por el mundo, aprendiendo diferentes técnicas de combate, educándose y llevando su cuerpo al límite. Cuando por fin estuvo listo y gracias a las riquezas que sus padres le heredaron, se convirtió en el Batman, alguien que recorrería las calles de Gotham, haciendo por los ciudadanos lo que la policía había demostrado no ser capaz de hacer.

Durante veinte años fue el símbolo de esperanza en una ciudad que ya la había perdido. Sus fuertes ideales fueron puestos a prueba una y otra vez y siempre lograba salir avante, eso hasta que tuvo que enfrentar otra pérdida, la de su protegido Jason, a manos de uno de los criminales más violentos que hubo de enfrentar.

La pérdida de Jason llevó a Bruce a rumbos más oscuros, acrecentando su furia y volviendo más crueles sus métodos de combate al crimen. Con rabia, llevó sus tácticas al límite y buscó a aquel hombre, dejando a Gotham sumida en un caos en el proceso. Utilizó todos los recursos que tenía disponibles, hizo estallar todos los escondites conocidos del criminal, aplastó a todo el bajo mundo hasta que pudo hacer salir de su escondite a tal individuo. Él, estando ante el antiguo justiciero, sólo rió, y siguió riendo mientras el Batman, totalmente fuera de sí, lo mataba a golpes.

Tal evento fue decisivo en la vida de Bruce, quien perdió el control de su cruzada contra el crimen. Habiendo roto su principal valor, el respeto a la vida de todos, incluso de criminales, el Batman que era dejó de ser, en su lugar una versión más violenta y despiadada del vigilante tomó el control y rápidamente eliminó de Gotham a los más peligrosos criminales que la azotaban. Cansado y abatido por la culpa de sus acciones, Bruce enterró al Batman y juró no volverlo a sacar.

Con Gotham limpio de los criminales más peligrosos, Bruce pudo dejar al Batman en el olvido, ya que nadie se atrevía a quebrantar la ley por miedo a que el despiadado justiciero apareciera de nuevo. Así, fue capaz de vivir casi una década como un hombre ordinario aunque no por ello feliz.

Bruce continuó su vida, llevó a la grandeza a la empresa que le dejara su padre, Empresas Wayne, la cual prosperó como nunca al tener a su líder dedicando todas sus fuerzas a ella. Con Empresas Wayne, Bruce mantuvo su lucha contra el crimen pero esta vez por medios transparentes y legales, ayudando a quienes menos tenían, participando en obras de caridad y exhibiendo a toda corporación que se aprovechase de los más débiles para enriquecer a sus propietarios de forma ilícita. Para esto último necesitaba información sobre quienes usaban su poder y recursos en contra de los más débiles, lo que  muchas veces le llevaba a falsas alianzas con empresas de dudosa reputación, con lo que obtenía acceso a información confidencial que después empleaba para cerrarlas. Fue así que dio con Lexcorp, empresa propiedad de Lex Luthor en la ciudad vecina de Gotham, Metrópolis.

Lexcorp había tratado por años de lograr una alianza con Empresas Wayne, su dueño respetaba enormemente a Bruce por su intelecto y liderazgo, así como por las innovaciones tecnológicas que su empresa lanzaba. Sin embargo diferían enormemente en sus puntos de vista.

Bruce prácticamente regalaba al pueblo sus creaciones, mismas que Luthor veía valían billones de dólares. pero desconfiaba de él. Siguiendo el lema “ten cerca a tus amigos y más cerca a tus enemigos” Luthor había luchado por años para ganarse la confianza de Bruce y añadirlo a su larga lista de aliados, de modo que pudiera incrementar su influencia en Gotham y tener acceso a la tecnología que Empresas Wayne desarrollaba. El empresario no estaba al tanto de que Bruce planeaba hundirlo cuando organizaron una reunión en Metrópolis para formalizar su nueva alianza.

La reunión no se pudo culminar pues los hechos entre Superman y Zod interfirieron durante el desarrollo del evento. Tales sucesos dejaron huellas también en Luthor, quien cambió su obsesión de Empresas Wayne a la tecnología alienígena que había caído en el centro de su ciudad, y si Metrópolis le pertenecía, también lo que estuviera en ella.

Utilizando sus influencias, Lex Luthor, quien gozaba de una buena reputación en el país pues sus acciones cuestionables sólo eran conocidas hasta entonces por Bruce Wayne, obtuvo el soporte del gobierno de los Estados Unidos para que fuera su empresa la encargada de recolectar y estudiar los restos de la nave alienígena que Zod y sus seguidores habían llevado a la tierra. De ese modo Luthor tuvo acceso tanto a la tecnología como al cuerpo recuperado del comandante de dicha nave, el General Zod. El gobierno deseaba utilizar esa tecnología para el crecimiento de la humanidad y de su nación, pero Luthor opinaba diferente, veía en aquellos restos la posibilidad de crear armamento nunca antes visto, mismo que usaría no para el bien de su nación sino para el suyo propio.

Gracias a los acercamientos que tuvo y aún mantenía con Lexcorp, Bruce tenía razones para desconfiar de las intenciones de Luthor, más aún con la tecnología a la que estaba teniendo acceso actualmente. Gran conocedor de la naturaleza humana, Bruce veía en Luthor a un genocida en potencia, a un loco al que, si se hacía del armamento que pretendía, podría sumir al mundo bajo su puño totalitario.

Aunque Bruce tenía su atención puesta en Luthor, no dejaba de pensar en el alienígena que, al menos indirectamente, le había proporcionado esa tecnología a un lunático. Desconfiaba de Superman, si bien sus intenciones parecían buenas, su poder y la influencia que Luthor podría ejercer sobre él suponían una amenaza real para toda la humanidad. Asumía también que Luthor pensaba igual acerca del poder de aquel extraño individuo. Bruce supuso que Luthor buscaría usar a Superman para su propio beneficio o, en caso que el alienígena se negase, algo descubriría en el cuerpo de Zod o en los restos de la nave, que le permitiría librarse de él para siempre.

Al estar totalmente enfocado en los estudios de la tecnología alienígena. Luthor dejó de responder las llamadas de las oficinas de Empresas Wayne, dejando la alianza parcialmente. Debido a esa situación Bruce no pudo usar más métodos legales para acceder a las fuentes de Lexcorp por lo que, ante esa perspectiva y con el tiempo encima, Bruce no tenía mucho más que pensar, debía sacar de nuevo al Batman.

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •