Ahora que ha comenzado el mes de Halloween en Nerdcast hay que ponernos ad-hoc con las respectivas celebraciones. Los creepypastas son esas maravillosas leyendas del internet que han capturado nuestra imaginación y nos han entregado nuevas pesadillas y criaturas que han vivido con nosotros tales como el mitico Slenderman (de naturaleza muy Lovrecraftiana). Aquí te entregamos una pequeña colección de cuentos para que disfrutes con un chocolate ó un tecito y sí es mejor….    “de noche”.

El demonio de la ventana

Para empezar me gustaría decir que puede parecer una creepypasta más, sin embargo ésto está basado en una  recientemente sucedida. Nunca he creído en las “malas vibras”, sucesos paranormales ni cosas por el estilo, pero últimamente me he estado interesando mucho en este tipo de situaciones, llegando a leer lo que muchos de ustedes le llaman “creepypastas”, hay algunas realmente aterradoras (y eso que no soy fácil de asustar) y otras demasiado falsas (fake).

Días atrás, leyendo como de costumbre, me encontré con una historia bastante perturbadora, la cuál omitiré el  y el origen debido a los acontecimientos que experimenté después de haberla leído, lo que si puedo mencionar es que en una parte del texto menciona una escena en la que el autor es sorprendido por una mano que se presenta detrás de él y le toca el hombro; aunque he leído partes mucho más aterradoras, no puedo explicar el sentimiento que me recorrió el cuerpo en ese instante, me sorprendí bastante ya que no suelo tener ese tipo de reacciones.

El simple hecho de imaginarme algún tipo de presencia detrás de mí, sin poder voltear, el miedo recorriendo mi piel y mis huesos, e incluso poder sentir la respiración en mis hombros es algo que me hizo entrar en ese estado.

Debo decir que vivo solo en una casa de dos pisos, muy lejana a la ciudad y con un gran patio, puesto que no me gusta estar el día entero en mi habitación (planta alta) prefiero estar en la sala o el comedor, en el cual hay un gran ventanal que da directo al oscuro patio desierto.

Desafortunadamente el día en que leí esa terrible historia ya era muy tarde, la oscuridad del patio se sentía mucho más densa que en otras ocasiones, tenía la música a todo volumen, sin embargo en el momento en que comencé a leer hubo algo que me hizo detener la música y leer en silencio, mientras leía sentía que no estaba solo, como si algo más se encontraba en la habitación y sin embargo no había rastro de nadie (obviamente?), podía sentir la sombra paseándose por la habitación, e incluso me podía imaginar el rostro desfigurado de esa presencia no-humana.

Continué con la lectura, algo en mí no me dejaba detenerme, sentía que debía terminar de leer y saber qué sucedía al final, incluso llegué a sentir que el protagonista de la historia era yo mismo. El viento fuera de la casa comenzó a hacerse mucho más fuerte, escuchaba a los perros de los vecinos ladrando mucho más fuerte de lo normal, como si le ladrasen a algo, algo que se acercaba a mi casa, algo que lentamente atravesaba el gran patio, acercándose cada vez mas a la puerta.

No pude evitar ponerme de pie (fue casi imposible) y asomarme a la ventana sin pensarlo dos veces, no pude distinguir nada, ni una sombra y aún así sentía una mirada penetrante que provenía de la oscuridad del patio. Muy nervioso tomé asiento y decidí dejar de leer, sin embargo, accidentalmente (quiero creer), le di cerrar sesión al usuario, entonces el sistema comenzó a cerrar todos los programas y ventanas, mas al intentar cerrar la ventana de la historia no pudo, fue ahí que empecé a comprender que eso no era algo normal.

De nuevo sentí la presencia en la habitación, acercándose a mí, incluso pude reconocer una voz humana distorsionada ordenándome seguir leyendo, no podía dejar de sentir la respiración tras de mí, no quería voltear por pensar en que podía encontrar algo que me trastornaría, sin embargo lo peor aún no llegaba.

La luz se fue en toda la colonia, aún así no escuché a ningún vecino salir a la calle, quejarse o hacer algún ruido, incluso lo perros ya no se escuchaban, parecía como si estuviera totalmente solo en el mundo, era solo yo, la computadora portátil y la presencia en la habitación. El módem del Internet, como es obvio, quedó sin energía y el Internet se “fue”, mi computadora seguí encendida debido a la batería. Continúe leyendo ya que no me quedaba otra salida, sentía como si tuviera que terminar para poder regresar a la normalidad; la voz volvió a hacerse audible, “Continúa leyendo, ya pronto nos conoceremos”, al escuchar eso sentí que mi espíritu se quebrantaba.

Estaba a punto de llegar al final del relato, casi no comprendía lo que leía solo quería terminar con eso. De repente escuché como si algo tocará la ventana del patio, no le tome importancia (o es que no quería voltear), los golpes se hicieron cada vez más fuertes y violentos, la voz me ordenaba a continuar leyendo repetidamente, con un tono cada vez más diabólico. Mis ojos no pudieron resistirse y volteé hacia la ventana.

Lo que vi me dejó atónito, inmóvil y con unos escalofríos profundos; era un gran rostro oscuro, con ojos color rojo brillante, pupilas dilatadas con forma de pupilas de felino, en la cara tenía esbozada una gran sonrisa con unos dientes afilados llenos de un liquido rojo que parecía ser sangre. El ser demoníaco no dejaba de mirarme y yo tampoco a él, fue cuando alzó su mano tétrica y con su dedo oscuro apunto hacia mi laptop, ordenándome a terminar la lectura, me sentía un títere de esos seres que invadían mi hogar.

Al retomar la asquerosa lectura los altavoces de la computadora comenzaron a producir un sonido distorsionado, como el de una radio cuando no encuentra la frecuencia adecuada, eran unos gritos, como de mujeres y niños pequeños siendo ferozmente atormentados o torturados, no podía bajarle el volumen o detenerlo, era insoportable y aterrador, no quería continuar con eso; apreté el botón de apagado de la computadora pero ésta no respondía se había quedado bloqueada en ese infernal sonido y en el último párrafo de la historia.

Me levanté y la arrojé al suelo, comencé a pisotearla pero nada de eso funcionaba, la pantalla aun funcionaba y los altavoces aún producían el sonido que comenzó a esparcirse por toda la casa, como si provinieran ahora de la planta alta; frustrado me tiré al suelo sin saber que hacer, no quería terminar la infernal historia, la cual se había convertido en mi propio sufrimiento, no me había percatado que lo que ahora leía era mi historia, eran sucesos que sucedían en ese mismo momento, cómo una premonición escrita (si es que existe ese término), la voz ahora provenía de la boca ensangrentada del demonio que no había dejado de observarme, me ordenaba subir a la habitación, yo no tenía las fuerzas ni el valor para mirar sus diabólicos ojos.

Un silencio profundo inundó la casa, ya no se oían gritos, solo se podía distinguir una luz roja proveniente de la plata alta, era una luz como de fuego, como si algo se quemará, un olor a azufre acompañaba a la luz, supuse que era tiempo de terminar con la pesadilla. El último párrafo no era más que una descripción sumamente detallada de mi propia muerte, la cual era efectuada por el asqueroso ente del patio. Comencé a temblar y a llorar, los gritos volvieron y la ventana se comenzó a romper.

Decidí pues correr hacia la habitación de arriba no tenía otra opción. Subía presuroso las escaleras, sin esperar nada más que un escape lejos de ese demonio. Llegue a la habitación principal, abría la puerta y no pude evitar lanzar un grito, era el demonio de la ventana, riendo entre llamas, caí rendido en la puerta de la habitación, sabía que era el final, el demonio se acercó lentamente hacía mí, no tenia pies, solo “flotaba” era como una sombra con rostro macabro y unos largos brazos esqueléticos, llegó hasta donde estaba yo tirado.

Me agarró violentamente la cara, y dijo unas palabras que hasta hoy en día me tienen atormentado, con una voz gutural, distorsionada e incluso angelical me dijo “Tu sufrimiento ha terminado, ahora me perteneces a mí”, yo no sabía que decir, mis ojos comenzaron a llorar sangre y un dolor profundo recorría mi carne, como si me quemara vivo, “Asegúrate de conseguir más almas para mí y sufrirás menos en el Infierno”, en ese momento lanzó una carcajada y me enterró sus largas uñas en forma de garras en la garganta, dejé de respirar y pude sentir la muerte venidera.

Pasaron unos cuantos segundos y me desperté frente al ordenador apagado, mis pies estaban en un charco de sangre y sin embargo no tenia heridas algunas, me dolía profundamente la garganta y la cabeza. No comprendía lo que sucedía, miré el reloj, era mediodía; salí a la puerta, casi sin energías para poderme mantenerme en pie, habían 6 ó 7 periódicos en la entrada, lo que sugería que había pasado casi una semana inconsciente.

Regresé a la mesa, el ordenador se encendió aunque la batería se había agotado y me apareció una ventana de Windows que decía “Comienza a escribir ahora”, es así que me encontré escribiendo ésta historia para poder saldar una deuda en la cual nunca quise entrar pero que estoy obligado a pagar. Realmente pido disculpas por todo lo que podría hacerte pasar pero en ésta vida es necesario sobrevivir.

Suicide Girl

 “Dale una mirada a la imagen de arriba, recientemente descubrí esta imagen y su historia en una publicación coreana. La historia es esta: en Japón poco antes de que una adolescente cometiera suicido, dibujo esta imagen, la escaneo y la publicó en línea. En Corea esta historia se desató y se esparció como un incendio.

Hay muchos mensajes recorriendo bajo la autoría de “undefined” en foros coreanos que dicen que el espectador se ve inmerso en los ojos azules de la chica. Dicen que se puede detectar una pista de odio y tristeza dentro de sus ojos. Tal vez la chica murió con mucha tristeza y enojo que su espíritu embrujó la imagen, o tal vez la imagen provoca tristeza, similar a la canción “Gloomy Sunday” (canción escrita por el pianista y compositor autodidacta húngaro Rezs? Seress en 1933 que según la leyenda urbana provoco un gran número de suicidios).

El elemento raro es este: dicen que es difícil para una persona mantener fija la mirada en los ojos de la chica por más de 5 minutos. Hay reportes que algunas personas han tomado sus propias vidas después de hacer esto. La gente dice que la pintura cambia, conforme la ves parece como que una sonrisa burlona aparece en los labios de la chica o que un anillo oscuro crece alrededor de la chica o de sus ojos.

Algo es seguro, la imagen ha despertado una curiosidad en mi que debo de saber, siento una presencia cuando miro la imagen, si es malvada o no, no puedo juzgarlo. Me gustaría saber que es lo que la comunidad global en línea siente y tal vez incluso algunos expertos en arte pudiesen responder por qué los ojos de está imagen pueden atraer al espectador tan profundamente.”.

Miedo

Estás solo, no tienes nada que temer, entonces: ¿De qué tienes miedo? Recorres toda la casa asomando la cabeza antes de doblar cada esquina del pasillo; te aseguras de que la puerta de entrada está bien cerrada, hace tiempo que ha oscurecido y has bajado las persianas, pero aún así haces un último esfuerzo y miras en todas las habitaciones. Todo en orden, no va a pasar nada…¿seguro?.

Como un ratón asustado, pasas como una exhalación delante del baño y crees haber visto algo tras la cortina de la ducha; te paras, cuentas hasta diez y te decides a entrar…tras ella, tu imaginación, en este momento tu y ella son los únicos que estan la casa (al menos es lo que deseas, ¿verdad?). Cierras la puerta, eso te hace sentir a salvo, pero, ¿de qué?.

Te encaminas al salón e intentas concentrarte en el programa que ponen, por supuesto antes has encendido todas las luces, notas un viento frío en la nuca y mientras te giras lentamente, tu corazón se desboca, la garganta se seca y se te eriza todo el vello del cuerpo…una corriente nada más, o ¿acaso esperabas otra cosa?. Vuelves a mirar la televisión y…¿qué ha sido eso?, has oído algo caerse en la cocina?. Lástima, siempre es el lugar más alejado.

Te levantas, te pegas bien a la pared, caminas despacio, tan despacio que parece que tus pies sean de plomo y estiras el cuello como si esperaras que de un momento a otro alguien surgiera de la última esquina. Venga, ya falta poco, estás frente a la puerta, alargas tu mano temblorosa hasta tocar el interruptor de la luz… la sartén está en el suelo, no tendrías que haberla dejado en el borde de la mesa.

Riendo nerviosamente vas al salón y apagas la tele, mejor es ir a la computadora. No estás a gusto ¿cierto?, ese silencio en toda la casa te aterra. Miras intranquilo hacia la puerta…¿lo has visto?, sí, es una sombra que acaba de pasar frente a tu puerta, no quieres salir a mirar, pero sabes que vas a hacerlo, ¿para que demorarlo?. Sólo asomas tu cabecita y lo que descubres es…soledad; tranquilo, tranquilo: son tus nervios nada más.

Entras en tu página favorita y…¡BLAM!, algo se le ha caído al vecino, pero a ti casi te sale el corazón por la boca. Es más de lo que puedes soportar, y notas como tu oído se “abre”, está alerta esperando ese último crujido que hará que tus nervios se vengan abajo. Esperas un rato, un poco más…respiras hondo: todo está bien, no hay ruidos, no hay fantasmas, ni sombras; sólo tú.

Es tarde y decides acostarte. Tras de ti, la casa en tinieblas parece que te observa y un escalofrío recorre tu espalda, no miras, no hay nada, lo sabes, pero tus pupilas ya están dilatadas. Cuando llegas a tu habitación das un salto para meterte en la cama, y de un manotazo apagas la luz.

Cubres tu cabeza con las sábanas mientras tiemblas pensando en ese ser que imaginas está alargando su siniestra mano para tocarte…aprietas los ojos con tanta fuerza que te duelen…pero la curiosidad es más fuerte. Te destapas y abres los ojos para notar que no estás solo en la oscuridad…Pero no te preocupes, esta noche estás a salvo, tus padres acaban de llegar y cierras los ojos plácidamente para tener dulces sueños.

Hoy te has librado, pero no te confíes. Mientras tu vivas yo viviré en ti; yo soy tu miedo y sé que cuando menos lo esperes TE ATRAPARÉ

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • el carlos
    Excelente octubre en nerdcast! Es una tradicion..hace poco escuche unos relatos de Dross y me quede picado.por cierto la pagina ha mejorado mucho con mas contenido, debido a mi trabajo no tenia mucho tiempo para visitar esta pag.hace mucho que jo leia creepypastas
    • Pero siempre hay tiempo para Nerdcast, nada como cambiar rápidamente entre pantallas cuando se está en el trabajo
  • Ivan Gonzalez.
    Wow, soy nuevo aqui y ya me encanto. Nerdcast a favoritos.