Continua el mes del horror en Nerdcast con más creepypastas. Más horror, más sustos, más !!Mindfucks!!.

Doce veces en el espejo

Suena de  “die young”, es el mismo  donde Javier y Ernesto suelen beber todas las noches. Tras innumerables cervezas ahora les ha dado por el tequila.

La canción les hace hablar de “lo jodido que debe ser morir joven”. “Lo jodido que debe ser morir” les hace hablar de muertes jodidas. Al final acaban relatandose el uno al otro muertes absurdas. Entre tanta muerte absurda y demás payasadas, salen temas diversos, como son supersticiones, rituales satánicos y ese tipo de historias que todos conocemos, que de pequeño tanto nos afectan y con el paso del tiempo parecen perder todo su “encanto”. Suena de fondo “Bed of roses”. Con ese tema suelen cerrarles el bar, y casi siempre acaban discutiendo con el dueño para tomar otra más, pero esta vez no es así.

Nuestros amigos han hecho un pacto ridículo, de esas cosas que todos conocemos de pequeño, y que tanto nos afectan en su momento, pero que ahora parece una tontería más. Han decidido que al llegar a casa, se pondrán delante del espejo, con una vela encendida y hay que decir doce veces “Verónica”. Ernesto le dijo a Javier que si haces eso, verás tu muerte reflejada en el espejo. Javier le dijo a Ernesto que lo que quería ver es a su hermana en pelotas.

Tras decidirse a marchar a casa, ambos amigos, juraron hacer este singular ritual nada más llegar a sus casas. Ernesto hizo hincapié en que no era ninguna broma, y que si el otro no lo hace, el espíritu del otro, aparecería en su casa para acabar con él. Tras estas sabias palabras, Javier tuvo que vomitar. Los últimos 3 tequilas le sobraban en su organismo.

Una vez llegados a su casa, Javier fue al baño. Como de costumbre echó una larga meada, se lavó la boca, la cara, y tras mirar al espejo mucho tiempo, decidió irse a la cama. No estaba en estado de hacer cosas de niños.

Ernesto en cambio, llegó a su casa. Con gesto serio tomó un par de velas que tenía en la habitación. Camino al servicio, donde tenía el espejo más grande de su hogar, see encontró con su madre en el pasillo: “cómo vienes hijo” le dijo esta, a lo que él la respondió con un “mamá, deberías estar dormida”.

Así sin más que hablar, llegó, colocó las velas, las encendió… Apoyado en el lavabo y con gesto serio comenzó el ritual: “Verónica, Verónica, Verónica…” así hasta doce veces.

Al poco tiempo la madre de Ernesto, que aún no había conseguido dormir, escuchó unos golpes. Toc, toc, toc, toc… Provenían del dormitorio de su hijo, y allá que fue, con la intención de decirle que parase de una maldita vez.

Al abrir la puerta no encontró nada extraño. Sólo un detalle la hizo pararse. La cama estaba abierta y su hijo no estaba sobre ella. Entonces una gota roja cayó sobre las sábanas blancas. Ernesto estaba clavado en el techo. Pálido como si llevase días muerto. Sin ropa, sin labios, sin nariz, sin ojos.

Al dia siguiente muchos estuvieron de luto. La madre de Ernesto tuvo que ser ingresada por un ataque de ansiedad. Javier estaba desencajado, su colega había muerto, y él no sabía por qué. Los datos conseguidos por la policia eran secretos hasta para sus más allegados. Así el pobre Ernesto fue enterrado en una tarde de lluvia.

Javier no sabía qué había pasado, pensó mucho en aquello que quedaron en hacer y si eso pudo ser lo que le matase. También pensó mucho en el mal estado psicológico de su ahora añorado amigo. Esa misma noche, cuando se disponía a dormir, sintió unos golpes en la puerta. Echó un vistazo por la mirilla pero no vió nada. Al abrirla algo estaba ante él. “Hola Javier, ¿preparado?” .Era su querido amigo Ernesto… sin ropa, sin labios, sin nariz, sin ojos.

La carcel del bosque

Esta historia que os cuento, paso todo de verdad, lo sé porque me paso a mí y a unos amigos míos, para identificarnos, nos pondremos los nombres de Vodko, Sergei y Albertix.

Lugar: Cárcel Abandonada de Palaudaries, LLiça dAmunt, Barcelona.
Fecha de lo ocurrido: 23/4/2011

Todo empezó cuando descubrimos unos edificios abandonados en medio del bosque, paremos las motos, pasemos una especie de puerta, y bajemos por unos túneles que daban a un montón de edificios de 1 planta, las ventanas había rejas, nos asomamos para ver lo que había dentro, pero no conseguimos ver nada, arriba del todo había una especie de ermita o almacén, escalamos el muro de roca, y cuando conseguimos subir, entramos por un agujero que había detrás, al entrar vimos una moto, una palanca, 5 pistolas y 5 fusiles.
Subimos arriba, al segundo piso, pero al darme cuenta estaba solo, Vodko y Sergei habían bajado, claramente pude ver un placa y ponía: “Cárcel municipal de Lliça dAmunt.”

Empecé a oír como si un puerta se cerrase, bajé corriendo y vi a Vodko y a Sergei, mirando aterrorizado algo que había dentro. Cuando lo vi, me quedé parado, una especie de pozo de hierro y algo colgando, eran como unas manos, Sergei, subió la palanca y vimos un cadáver. Salimos corriendo todos, pero de repente sentí como si algo me agarrase, y me tiraba para atrás.

Cerré y abrí los ojos y vi como todo cambiaba, me veía con un traje de prisionero, y dos guardias que me llevaban a la habitación de ejecuciones y me decían Chico, este es tu turno para ser ejecutado, pena da verte morir tan joven. De repente oí desde lejos Albertix, vuelve a ti, sálvate era Vodko, conseguí volver a mí mismo, y subí el túnel, y llegué a las motos, salimos corriendo.

De repente escuché: Volverás, y cuando menos te lo esperes, morirás. Y paso todo eso, a pesar que estoy pensando volver, con mis amigos y con otros mas, y descubrir los misterios que habitan en la cárcel del bosque.

El Maniatico

Hace años los padres de un pequeño pueblo de no mas de 2500 habitantes contaban a sus pequeños hijos una historia macabra, sobre una persona que se hacia pasar por un vendedor de frutas que los llevaba hacia una tienda en medio del bosque y los asesinaba.

Este cuento fue originalmente hecho por los padres para que sus hijos no hablaran con extraños ya que terminaria en una situación desagradable, muchos pequeños no le dieron importancia, pero tan solo uno fue el que le prestó atención, Gary Viñedos tenia 12 años de edad cuando sus padres Francisco y Marcia le contaron esta historia. Pasadas las semanas del relato ya contado notaron que su hijo tenia las mismas pesadillas, personas que lo capturan y lo asesinan de formas macabras y horripilantes, y ellos le dijeron que eso era una leyenda creada por los adultos de la aldea.

Pero estos sucesos pasaban y pasaban, hasta el trágico punto de que lo tuvieron que internar en un hospital Psiquiatrico, ya que todo padre se destroza en pedazos al saber que su hijo esta loco, mas aún por su culpa, alli le daban una cantidad aproximada de 8 pildoras distintas para poder olvidar y muchas drogas, pero esto no cesaba hasta que en el jardin del espeluznante manicomio mató a una joven de tan solo 18 años tan solo con sus uñas, esto fue notificado a los padres y accedieron a poner al joven de 17 años en una silla de ruedas con camisa de fuerza doblemente ajustada, luego de esto, ya pasados 8 años el joven tuvo una gran mejoria en su conducta los padres lo llevaron a su casa, en el almuerzo y en la cena tenia toda la gracia y la alegria de un joven de 25 años.

Pero en una noche exactamente a las 04:46 de la madrugada mató a sus padres usando un cuchillo de cocina, el mismo que le habia puesto su madre en la mesa para cortar la carne de unas deliciosas costillas de cerdo, que luego escondió en la manga al terminar la cena, ellos siguieron alli muertos en sus camas durante 4 semanas y media hasta que la policia del pueblo rompió la puerta y los buscó.

El trastornado joven asesino caminó lentamente por la casa y abrió la puerta de entrada esa misma noche, como si fuera a un club nocturno, de ahi la policia investigó en el manicomio en el que habia sido internado en el hace ya 13 años y que habia matado a una joven alli, de ahi el tuvo que alimentarse solo con las bayas y frutas silvestres que encontraba en el bosque y para mantenerse informado iba con una especie de máscara de barro a robar periodicos y otras cosas, como agua, papel sanitario, etc.

En ese momento vió su nombre y una captura por el con la recompensa de 4000 euros, estuvo alli mucho tiempo aproximadamente 5 o 6 años hasta que su busqueda cesó y basado en las leyendas de sus padres fue matando a mucho pequeños, jóvenes, adultos y ancianos y se retomó du búsqueda

El jefe de la policía fue notificado de esto acompañado con una caja pequeña, como si fuera un regalo, lo abrió y fue algo espantoso: había un corazón ya sin sangre con un moño a su alrededor y decia, con cariño, el Maniatico, fue una escena como la de jack el destripador, que en vez de mandar un corazón mandó un trozo de riñon sin firma en la carta, el vio un pequeño detalle que nadie mas vió, había unas diminutas manchas de moras azules que solo crecian en el bosque, al reverso de la foto estaba una foto de su esposa con una abertura en el pecho.

El comisario fue tan solo al bosque con una linterna, una pistola y 5 cartuchos de recarga, hasta que vio una fogata improvisada no paró de correr en círculos fue ahi y vio a un tipo manchado de sangre y disparó a quemarropa y supuestamente lo mató y lo tiró al rio, como venganza por el asesinato de su esposa.

Desde ahi los padres nunca mas volvieron a contar esa historia a sus hijos ya que temian que terminaran como al maniatico Gary Viñedos, nadie sabe si todavia vive, recuerden que dije que “supuestamente lo mató”.

Gorky

Los botones que posee por ojos escudriñan la oscura habitación. Uno es de color verde y el otro negro
, con este último ve algo peor. En su mente aún están frescos los recuerdos de aquella tarde lluviosa en la que se quedó tuerto y ella con sumo cuidado le devolvió la vista en su ojo derecho cosiéndole un precioso botón verde nacarado.

Ella lo es todo para él, no existe sitio en su interior para nadie más desde el día en el que salió de aquel sucio almacén y se convirtió en el regalo perfecto de una delicada niña que saltaba de alegría con él entre los brazos, desde aquel día han pasado más de veinte años.
Besos, abrazos, carantoñas y cientos de miles de hermosas frases han acariciado el corazón de este viejo oso de peluche. Ha sido testigo de los días malos de ella, ha sido hombro en el que apoyarse, guardián de secretos que jamás contara, confesor de pecados que no desvelará e incluso aun hoy se encuentran en su interior varias lagrimas que ella dejó impregnadas en su pequeño cuerpo de peluche.

Cuando ella tenía pesadillas y le abrazaba fuertemente él se ocupaba de hacerlas desaparecer y cuando tenía bellos sueños intentaba que estos durasen lo máximo posible.

El oso gira la cabeza para mirar el reloj y un trozo de hilo se parte y se desprende de su cuello. Ella llegará enseguida y él estará en la oscuridad esperándola como siempre.

Cuando se acueste y le abrace para tener lindos sueños ya se encargará de que tenga la peor pesadilla de toda su vida, no será difícil, conoce de sobra todos sus temores y sus miedos. Cuando llegue la noche se cobrará su venganza y disfrutará con ello.
¿Qué, por qué lo va hacer?. No me lo ha querido decir. Solo soy una pequeña figura de escayola que ella pintó en el instituto y que ha perdido buena parte de la pintura con el paso del tiempo aunque creo, que es porque ella tiene novio de nuevo.

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •