moorenerd

Peter Moore, famoso mundialmente en el mundo de los videojuegos por sus participaciones en Sega, Microsoft (donde se tatuó un logotipo de Halo 3 y de GTA 4) y actualmente Electronic Arts, afirma que el hardcore gamer es una especie que no tolera el cambio.

Durante años los videojuegos han mantenido un esquema de interfaz y de negocios que no se ha modificado en gran medida: el jugador compra un disco/cartucho, lo pone en su consola y lo juega con un control y conectándose a una tv, sin embargo Moore afirma que nuevos modelos de juego y de negocio se están abriendo y que los jugadores están reacios a aceptarlos.

“Creo que casi estamos entrando en una edad de oro de los juegos, en la que no importa donde te encuentres, en cualquier momento, cualquier lugar, cualquier precio, da igual el tiempo que tengas, hay un juego disponible para ti”, dijo Moore. “Nuestro trabajo como empresa es ofrecer esas grandes experiencias de juego”.

“Creo que el reto a veces es el crecimiento de los videojuegos… los aficionados no terminan de sentirse cómodos con eso. Sus lectores, la industria en particular Yo no me siento frustrado, pero a veces me rasco la cabeza y me digo: ‘Mira. Estos son tiempos diferentes’. Y diferentes tiempos normalmente evocan en diferentes modelos de negocio. Llegan nuevos jugadores con diferentes expectativas. Puedes ignorarlos o abrazarlos, y en EA hemos optado por abrazarlos”.

Al respecto recuerda el suceso Napster y su relación con la industria de la música.

“Nosotros, como industria, tenemos que aceptar el cambio”, explica Moore. “No podemos ser la música. Porque la música dijo: ‘Que te jodan. Vas a comprar un CD por 16,99 dólares con 14 canciones de las cuales solo 2 te interesan, pero vas a comprar el CD’. Entonces llegó Shawn Fanning, escribió unas líneas de código, nació Napster y los consumidores tomaron el control”.

Peter Moore anticipa la desaparición del formato físico en los videojuegos así como la comercialización masiva del modelo Free to play en consolas caseras.

“No te tiene porque gustar”, dice Moore. “Es lo que me pasa a mi. Me pongo de mal humor con algunas cosas, pero si el río del progreso está fluyendo y estoy tratando de remar la canoa en dirección opuesta, al final solo voy a perder. Tenemos que aceptar el hecho de que ahora miles de millones de personas están jugando a esos juegos”.

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •