sportsnerd

Latinoamérica poco a poco comienza a integrarse al mundillo de los e-sports, abriendo así la posibilidad a que miles de jóvenes hagan algo de provecho tras pasársela jugando videojuegos.

Europa y Asia han logrado desarrollar la industria de las competencias electrónicas donde ya se otorgan premios millonarios en torneos de videojuegos y Estados Unidos ve crecer sus competiciones gracias a la cobertura dada por los mismos aficionados en medios como Twoitch y YouTube. Latinoamérica, como siempre un paso atrás, poco a poco intenta ponerse al corriente.

“En Latinoamérica, el fenómeno de los deportes electrónicos se encuentra en ciernes, pero Riot Games ya ha dispuesto un calendario de once meses de competición, orientado a los jugadores que deseen transformarse en profesionales”, explicó Leonardo Ibañez, director de eSports de Riot Games.

League of Legends es el juego que abandera el fenómeno de los e-sports, mismo que, por ahora, se enfoca en juegos de computadora, sin embargo las consolas de videojuegos también pueden integrarse a la competición.

El Campeonato Mundial de League of Legends ya se ha desarrollado con éxito varias veces, para la edición de este año dos equipos de Corea del Sur patrocinados por Samsung y dos equipos de China disputaron las semifinales el 11 y 12 de octubre. El próximo 19 de octubre se llevará a cabo la final.

El año pasado la final se desarrolló en el Staples Center de Los Ángeles en donde el equipo campeón (obviamente coreano, como siempre) se llevó un premio de un millón de dólares.

Aunque los equipós asiáticos tienen ventaja, especialmente gracias a que tienen ya varios años compitiendo de forma profesional, lo que los ha acostumbrado a la presión de ganar y les permite dedicarse al 100% a practicar pues tienen fuertes patrocinios, los videojugadores de otras partes del mundo tienen abierta la posibilidad de participar y, con una buena preparación y más apoyo de los medios (por eso de los patrocinios que le permitan a los equipos dedicase únicamente a prepararse), quizá tener una oportunidad de ganar.

Cada año hay eliminatorias regionales que otorgan el boleto para participar en el Campeonato Mundial (aún hablamos de League of Legends):  el 18 de abril en Santiago, Chile, el 19 de julio en Buenos Aires, Argentina, una más en Bogotá, Colombia, el 4 de octubre y una final, en Ciudad de México, el 22 de noviembre.

Para estos eventos competitivos (porque afrontémoslo, no son realmente deportivos) la infraestructura es equiparable a la de un torneo deportivo real con toques de conrierto de rock.

En la competición anterior, disputada en Colombia, tres pantallas gigantes reproducían los encuentros mientras famosos comentaristas del universo videojugador narraban y comentaban las partidas, discutiendo sobre la estrategia del juego. Sumado a miles de espectadores en vivo hacía que la emoción fuera como la de participar en una final deportiva. El evento entregó una bolsa de premios de 40.000 dólares. 17.000 para el equipo ganador y 9.000 para el subcampeón.

Gracias a la penetración de este tipo de competencias, varias empresas de tecnología están buscando ya patrocinar a los mejores equipos: nVidia, Thermaltake y Kingston (todas estas empresas relacionadas a equipo de cómputo especializado en jugar) son unas de las que buscan tener su nombre en los uniformes de videojugadores talentosos.

Juan Marrero, gerente de mercadeo de Kingston para Latinoamérica, comentó:

“A los equipos que apoyamos los dotamos con componentes de nuestra casa. Queremos que las estrellas de League of Legends usen lo mejor”.

Incluso llegan al extremo de otorgar instalaciones especializadas para jugar, como el caso del equipo argentino Furious Gaming, el cual recibió un edificio llamado “Gaming House” donde los miembros cuentan con pizarras para estrategias, pantallas y lo último en tecnología videojueguil.

Afortunadamente para los que no somos aficionados al género al que pertenece League of Legends (género MOBA, popular en PC pero no en consolas)  otros títulos también tienen su éxito en el mundo de las competencias electrónicas como el juego de estrategia en tiempo real Starcraft 2, los FPS Counter Strike y Call of Duty y los juegos de deportes FIFA y Pro Evolution Soccer.

Los videojugadores profesionales son tratados como estrellas de rock en el medio del videojuego. Lyon Gaming, un equipo mexicano que ganó la Copa Latinoamericana de 2013 de League of Legends cuenta con Ali Bracamontes “Seeiya”, considerado el Messi de League of Legends.

Otros equipos latinoamericanos destacados:  Tesla Gaming, Furious Gaming, Renegades of Hell, PEX e Isurus Gaming.

Todo esto tiene un simple fin: motivarte a tí, videojugador, a que sigas jugando y haciendo crecer la industria del videojuego latinoamericana, y no sólo eso, motivarlos a ustedes, las grandes empresas, los medios de comunicación formales y al mismo Gobierno, a que volteen a ver a los videojugadores latinoamericanos. Los e-sports están creciendo y hay dinero qué hacer ahí, pero ese dinero no llegará sin una inversión inicial, una que videojugadores y patrocinadores deben hacer, la de tomar el videojuego en serio y meterle dinero cual si fuera un deporte profesional, porque los e-sports no serán un deporte pero sí son una competencia.

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •