Consolas: Xbox 360, PS3 y PC
Género: FPS
Desarrollador: 2K Games
Jugadores: 1
Modo online: Sí

————————————————————————————————————


Juraría que pareces 3 años más joven

Jurgen

Alguna vez has hecho algo que se supone debería ser nuevo para ti pero estás seguro de haberlo hecho antes? Así me sentí con Bioshock 2, una copia al carbón del primero.

Si bien el primer Bioshock era casi perfecto, volver a jugar lo mismo una vez más no es tan emocionante como se pudiera pensar, los gráficos son prácticamente iguales al primer juego e incluso tienes los mismos plásmidos. La historia, a diferencia de la primer entrega, no es tan interesante.

Sin embargo jugarlo aún es divertido, Rapture ha cambiado poco (pese a lo que dice en la caja) y jugar Bioshock 2 se siente bien, todo está justo como lo recuerdas y matar a los splicers se siente tan natural como siempre. Hablando de splicers, a éstos los sentí un poco más agresivos.

Jugar como un Big Daddy desde el inicio sonaba interesante pero el juego nunca te hace sentir tan poderoso como uno, el resto de los Big Daddys fácilmente podrían matarte, de no ser por las Vita Chambers realmente sería un juego imposible.

En general es jugable, interesante y querrás saber en qué acaba la historia. Las innovaciones son pocas pero lo que está está bien realizado y me gustó la parte donde podemos ver como ven el mundo de Rapture las Little Sisters.

Es un juego bueno, a secas, pero me quedo con la idea de que esta secuela NO era necesaria y francamente, Bioshock estaría mejor sin ella. Pero si te gustó el primer juego seguro te gustará este.


mmm sexy, nada como una mujer deformada usando una escafandra

Fernando

En el año 2007 (PC y Xbox 360 y un año mas tarde en Ps3) los videojugadores fuimos sorprendidos por un juego que nos asombro su estilo de juego, historia, graficas y ambientes. Tiempo despues fue anunciado una secuela del mismo juego lanzando mas de un grito de alegria de parte nuestra los jugadores. Bioshock 2 nos trae de vuelta a la ciudad de Rapture, una ciudad victima de la locura de los habitantes, 8 años despues de los sucesos de la primera parte.

La secuela toma los elementos que dieron exito a la primera parte y los repite, pero este es el gran problema, a pesar de mantener todos esos elementos, no vemos innovacion en cuanto al modo de juego, solamente unas pocas mejoras o cambios como ahora manejamos a un Big Daddy, esto es negativo puesto en vez sentirse como un un juego nuevo se siente como si fuera una expansion del primero. En el diseño de los escenarios estos fueron ampleados dando una sensacion mas grande libertad para explorar para encontrar items escondidos.

La dificultad del juego fue ligeramente incrementada donde los splincers tendran mejores reacciones en contra tuya. La atmosfera del juego es igual a la primera parte con la diferencia que en esta ocasion iremos a otras zonas de la ciudad de Rapture. Ahora que manejamos a un Big Daddy tenemos que hacer sus funciones como son acompañar a las Little Sisters (no sin antes arrebatarlas de otro Big Daddy) a cosechar ADAM y protegerla de los splincers que constantemente atacaran para al final enfrentarte a un nuevo tipo de enemigo, la Big Sister que luchara por la liberacion de las Little Sister, esta inclusion es divertida pues ahora veras el juego desde otra perspectiva. Bioshock 2 ademas del modo campaña, cuenta con un modo multiplayer, algo muy oportuno para dar un “Replay Value” y expander la vida del juego, en este multiplayer jugaremos los clasicos estilos de juego de un FPS: Free for all, Team Deathmatch, Captura a la Little Sister, etc, y conforme hagas experiencia subiras de nivel desbloqueando armas, items y plasmidos.
Conclusion.

Bioshock 2 es tan bueno como el 1, pero si jugaste la primera parte, este no te impresionara y sentiras como si ya hubieras pasado por todas esas situacione a las que te enfrentaras. El modo online es un agregado muy acertado que mantendra un par de horas extras sentado frente al televisor matando al oponente.


Si no fuera por ese taladro te juro que creería que es el primer juego

4l3xo

Si jugaste el primer Bioshock, aunque quizá al comienzo lo sentirás muy familiar, en cuanto avances mas, te iras topando con todas las innovaciones de Bioshock 2.

Como la ciudad es la misma del primer juego (Rapture), en realidad ya la conoces y no hay muchas cosas nuevas que esperar, por lo mismo, la trama se desarrolla de una manera menos tétrica que la anterior puesto que no hay sorpresas, simplemente está un poco más destruida.

Gráficamente, Rapture no es un espectáculo visual como el que nos llevamos en el 2007, pero la ciudad sigue siendo un entorno subacuático bellamente detallado y fascinante. Conocer Rapture y verla destruirse te hace pensar en la fragilidad de la condición humana y cómo los ideales filosóficos, no importa cuán bien intencionados sean, se agrietan y colapsan cuando se interponen contra el avance de la fuerza eterna de la naturaleza.

El sonido encaja bien con el resto, como los crujidos y chirridos de la ciudad, mezclados con gritos y lamentos que rompen el silencio, lo convierten en un telón de fondo que te crea el miedo de no saber lo que te puedes encontrar en Rapture.

Tu físico como Big Daddy también es transmitido con la pesadez de tus pasos y el sonido de “plink” que hacen las balas cuando chocan con tu armadura. El trabajo de voces y la música también son muy buenos.

El multijugador en realidad esta situado justo antes de los acontecimientos de la primera entrega, donde la guerra civil hacía estragos en Rapture. Conforme juegues, iras desbloqueando rangos y una gran variedad de armas, plásmidos y tónicos para personalizar tu personaje. No es algo tan nuevo, pero es un agregado que aumenta las horas de juego del titulo.

En conclusión, Bioshock 2 va a ser una experiencia familiar para cualquiera que haya jugado el original. Parte de la sensación de asombro y misterio se pierde, pero una solida trama, un gran diseño y un modo de juego mas pulido, lo convierten en una experiencia más consistente y gratificante.

Enhanced by Zemanta
Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •