Sausage Party va a salir pronto en cines mexicanos, y deberías ir a verla cuando salga.

Me siento sucio por decir esto, y no solo porque estoy recomendándoles ver una película de Seth Rogen. Y créanme, no hay nadie que desprecie a Rogen y su humor mas que yo.

Yo, cada vez que escucho que una película de Seath Rogen fue un éxito comercial

Yo, cada vez que escucho que una película de Seth Rogen fue un éxito comercial

Tengo buenas razones, por favor no me odies

Con un humor supuestamente para adultos pero que en realidad está dirigido a adolecentes y niños que acaban de aprender la palabra “fuck”. Seth Rogen ha producido, dirigido y actuado en películas de comedia que han triunfado en la taquilla. Y aunque dicha comedia se base en bromas sobre mariguana y treintañeros actuando como chicos de universidad. Sus películas le gustan a la gente, y es algo que no podemos negar.

HE CAN’T KEEP GETTING AWAY WITH THIS

HE CAN’T KEEP GETTING AWAY WITH THIS

La razón por la que considero importante que tú y yo vayamos a ver la película cuando salga, es para ayudar a cambiar la forma en la que el mundo ve la animación.

La animación es un arte, eso está claro. Disney, nos lo ha demostrado desde los años cincuenta. Se pueden expresar emociones, ideas y acciones que no se pueden demostrar en cine convencional. El alcance de la animación es monumental en comparación del live action.

Por desgracia, la animación vive en un guetto. Donde los ejecutivos, ya saben; la gente con dinero, piensa que la animación es solo para niños y nada más. Y no son solo los ejecutivos, una gran parte del público general lo cree así.

No estoy diciendo que las películas para niños sean malas. Películas como el Gigante de Acero y series como Gravity Falls nos han demostrado que se pueden tratar temas muy complejos y mantener el espíritu infantil y entretenido para los niños.

Pero existe un límite al que pueden llegar las películas animadas para niños. No se pueden tratar temas tan fuertes como digamos; romances fuertes, acción para adultos, historias de detectives más violentas.

Claro que existen algunas películas indies que tratan temas como estos, o cosas más surrealistas. Pero ninguna son producciones triple A con el presupuesto que tiene, digamos, Frozen.

En algún lugar, el fantasma de Walt Disney se ríe de mi por creer que una película para adultos animada tendría el presupuesto de una de sus películas.

En algún lugar, el fantasma de Walt Disney se ríe de mi por creer que una película para adultos animada tendría el presupuesto de una de sus películas.

Si son fans del anime, como yo, sabrán hasta qué punto se puede llevar la animación cuando no se le considera solo una herramienta para entretener niños. Y que es realmente una oportunidad desperdiciada en el mercado americano.

Realmente, nos superan por años.

Realmente, nos superan por años.

Pero si a Sausage Party le va bien en taquilla, sería un precedente que indicaría que existe un público para películas animadas con temática adulta.

Lo cual puede tener dos consecuencias.

1-. Que pase lo mismo que paso con South Park y la animación para adultos televisada. Donde la animación paso del guetto infantil, al guetto de comedia. Donde, o es una película animada para niños o una película animada de comedía.

2-. Que los estudios se pongan un poco más experimentales, y empiecen a producir ideas que originalmente serían Live action en versión animada, y con esto dándose cuenta de que existe un mercado para estas películas y que tienen mayor libertad a la hora crear las acciones de la película.

Obviamente, la segunda opción es la mejor opción, pero al menos deberíamos darle esta oportunidad a la animación para adultos.

Por mi parte, soy optimista ante lo que pueda pasar en el futuro. Ahora si no les molesta, iré a bañarme con agua hirviendo para limpiarme después de escribir este artículo.

Estoy sucio, les recomendé una película de Seth Rogen. No puedo lavar los pecados.

Estoy sucio, les recomendé una película de Seth Rogen. No puedo lavar los pecados.

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •