gamernerd

Un reciente estudio publicado en el Journal of Communication revela que, pese a que investigaciones previas instaban a lo contrario, jugar videojuegos tras un periodo de estrés puede no ser benéfico.

Tras un día pesado, las personas experimentan niveles de estrés que los pueden inclinar a descargar sus frustraciones viendo televisión o jugando videojuegos, sin embargo las personas en este estado experimentan una condición llamada Agotamiento del ego.

En el artículo titulado: “La Culpa del Sofá: El papel del agotamiento del ego y la recuperación reducida a través del uso multimedia” se explica que una persona en dicha condición se encuentra en un estado de voluntad cansada y apática, lo que lo puede llevar a actitudes más impulsivas como jugar imprudentemente o comer alimentos perjudiciales.

“En estos tiempos la disponibilidad de contenido y comunicación parece incrementar los niveles de cansancio en lugar de ayudar a recuperarse”, afirma uno de los coautores del estudio.

En casos de Agotamiento del ego lo que se recomienda es realizar actividades deportivas, artísticas o sociales o jugar videojuegos de contenido no violento como Flower, Journey o Professor Layton.

“Como videojugador puedo constatar que un estado anímico alterado puede afectar al rendimiento videojueguil, lo cual lleva a cometer errores y estresarse aún más, sin embargo difiero un poco en la recomendación de juegos a jugar pues en ciertos momentos experimenté una baja de estrés al jugar el título ultraviolento God of War 3, en que el héroe está bastante enojado y servía como una forma de dejar escapar algo de la ira. Tampoco recomiendo actividades artísticas o deportivas pues la frustración, nuevamente, llevaría a acciones impulsivas que podrían desencadenar en peleas, lesiones o simple frustración.” Dice Jurgen, redactor del sitio web www.nerdcast.net.

“Sin duda dicha investigación es otra más de las que buscan promover los valores tradicionales sin ver el panorama completo.” concluyó.

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •