Título: Fable.

Por Iva Demicol  Para: Fantastic Voyage

Reseña  Original

Desarrolla: Lionhead Studios y Big Blue Box.
Publica: Microsoft Game Studios.
Plataformas: Xbox, PC.
Fecha de lanzamiento: Septiembre 14 de 2004.

[yframe url=’http://www.youtube.com/watch?v=tHWs7j6NJbg’]

Un poco de historia: Cuando el Xbox llegó al mercado, Microsoft tuvo que hacer tratos con montones de estudios para proveer de juegos a su nueva consola, muchas de esas franquicias fueron olvidadas por su falta de calidad, mientras que otras, a pesar de ser propuestas interesantes terminaron en el olvido; y sólo una fracción muy pequeña sobrevivió hasta nuestros días y continúa dando de qué hablar. Mechassault, Project Gotham Racing, Rally Sport Challenge, Tao Feng Fist of the Lotus, Crimson Skies, Brute Force, Halo, Amped, Blinx the Time Sweeper; fueron algunos de los primeros intentos de los llamados Microsoft Game Studios por hacer juegos de renombre, y a esos le siguieron otros juegos más cuya calidad oscilaba entre sobresaliente y mediocre. Microsoft trató también de asegurarse que los desarrolladores japoneses se interesaran en su consola, y aunque con el tiempo la consola se lleno de un catálogo lo suficientemente sólido como para asegurarse un lugar y un nombre en la industria, había un hueco en cuanto a la diversidad de los géneros que se debía cubrir: los RPG’s. En la generación de los 128 bits, el playstation 2 era el rey indiscutible en cuanto a cantidad y variedad de juegos, y no era diferente en el apartado de los juegos de rol, así que Microsoft apostó por aprovechar la infraestructura que estaba preparando para su sistema de juego en línea -el xbox live!- y optó por introducir Phantasy Star Online al xbox, mientras que en segundo plano Level 5 estaba preparando lo que parecía el rpg en línea definitivo: True Fantasy Live Online. Microsoft y Level 5 se entendían muy poco entre sí, lo cual se evidencía claramente cuando vemos los otros dos intentos de Microsoft por entrar al mercado japonés: Sudeki y Fable, al cual vamos a poner bajo la lupa de Fantastic Voyage. Sudeki era un extraño rpg que, aunque pretendía tener una estética japonesa al final era indudablemente cartoon; mientras que Fable se anunciaba con bombo y platillo como el rpg que habría de cambiar a los juegos de rol… con una estructura más similar a la de los juegos de rol ya existentes en PC, aún cuando para ese entonces The Elder Scrolls III Morrowind ya había visto la luz en el xbox. Y para cuando Level 5 y Microsoft rompían relaciones al anunciar que el desarrollo de True Fantasy Live Online era cancelado, Fable se encontraba en su etapa final de producción.

Para entender a Fable se requieren dos cosas: que nos situemos en el momento en que fué concebido y que entendamos el concepto que le dió origen; True Fantasy Live Online era un proyecto de juego en línea en el que se pretendía que los jugadores se asociaran a gremios de ocupaciones, en el que si uno quería dedicar su vida virtual a convertirse en el mejor guerrero o en el mejor zapatero podría hacerlo; era un concepto novedoso para la época (aún lo es en mi opinión) pero tecnológicamente era difícil de alcanzar. Pues bien, los objetivos que Lionhead estudios se había autoimpuesto para alcanzar con Fable eran muy similares: un mundo en el que tus decisiones influían en cada aspecto del mismo, lo que cubría desde la apariencia del personaje hasta la geografía de Albion (el mundo virtual que Lionhead estaba construyendo)… y lo harías desde la niñez de tu personaje hasta su senectud. Se podría llenar una entrada completa hablando del concepto detrás de Fable, pero el resultado final fué un juego con un alcance muchísimo más modesto y que ha pulso se ganó las críticas por los cientos (literalmente) de promesas que quedaron incumplidas. ¿Tan rápido estoy dando mi veredicto sobre Fable?, no, no es tan sencillo, Fable es un juego que pese a las carencias que presentaba era sobresaliente en muchos apartados, y desde luego era divertido y envolvente. Dicho esto, es tiempo de hablar del juego en si.
Fable es un action-rpg, o se supone que lo es, honestamente se siente más como un juego de aventura estilo the Legend of Zelda, quizá no tiene tantos puzzles como los que hay resolver con Link pero el sistema de combate es similar y los puntos de experiencia no tienen un peso especialmente determinante en el desarrollo de tu personaje puesto que es posible adquirir el máximo nivel en todas las habilidades desde muy temprano en el curso normal de la historia; si bien esto podría interpretarse como una carencia, lo cierto es que el jugador no familiarizado con los rpg’s encontrará en Fable un juego bastante amigable que no requiere demasiadas complicaciones para personalizar al protagonista, dejaré que el lector juzgue si esto es bueno o malo.

En Fable se controla al “Héroe de Oakvale”, habitante de una tierra caprichosa llamada Albion. En Albion, el término “Héroe” más que referirse a una persona que realiza buenas acciones se aplica a sujetos con habilidades especiales que llevan a cabo hazañas extraordinarias independientemente de su calidad moral; así, los héroes de Albion se encuentran en un terreno convenientemente ambiguo que les brinda demasiadas libertades a la hora de actuar. Ahora, ¿cuáles son esas habilidades especiales que se supone hacen a un héroe?, a saber son 3: fuerza, agilidad y voluntad; el desarrollo de las dos primeras se encuentran ligadas al uso de armas en el combate cuerpo a cuerpo (espadas, mazas, hachas e incluso los puños) y en el combate a distancia (arcos y ballestas) respectivamente, mientras que la voluntad gobierna a los variados hechizos que se pueden aprender. Otros atributos como mayor resistencia o mayor velocidad obedecen a este mismo sistema, que es bastante intuitivo y que no requiere demasiado esfuerzo para maximizarse; básicamente la experiencia sirve para desbloquear nuevas habilidades. Parte importante del gameplay viene también de aprovechar el estatus del que gozan los héroes de Albion, me refiero a la interacción de tu personaje con el entorno: es sabido que Peter Molyneaux -la mente detrás de Fable- tiene una cierta obsesión por la dicotomía que representan el bien y el mal, y Lionhead trató de hacer que los jugadores constantemente tuvieran que enfrentarse a decidirse por un bando o el otro; y no sólo eso, los items y tu equipo (pociones, comida, tatuajes, cortes de cabello, armaduras, armas, etc) poseen características que te hacen más temible o más apuesto, o más ridículo, o incluso pueden afectar la alineación del personaje haciéndolo más cercano al bien o al mal; todo ello se refleja en la reacción que los ciudadanos tienen cada que te haces presente en las distintas áreas, pero tus acciones también afectan positiva o negativamente la percepción que los NPC’s tienen hacia tí: Si eres bondadoso y famoso todo mundo te ovacionará, ¿eres infame?, no te sorprenda que los habitantes de los pueblos apedreen tu casa y te griten que te vayas, ¿te sorprendieron tratando de forzar una puerta?, entonces no te quejes si el habitante de esa casa o el tendero en cuestión amenace con llamar a los guardias cada que te ve, ¿hiciste una masacre de gente inocente en una región lejana?, todo mundo huirá de tí en cuanto pongas pié en la aldea, ¿te emborrachaste junto con los aldeanos o le diste un regalo a alguien?, ellos se acordarán de ti, ¿se te ocurrió sobornar a un guardia?, craso error de novato, pero si eres lo suficientemente famoso quizá el guardia se haga de la vista gorda mientras intentas entrar ilegalmente a una tienda. Es esa interacción uno de los elementos que hizo que Fable destacara de entre otros juegos, y constantemente te tientan a interactuar con Albion más que sólo dedicarte a pasar la historia, algo muy común en juegos tipo sandbox. Pero bueno, ¿qué sería de la industria de los videojuegos sin los bugs y los errores en la ejecución de los conceptos?; hay bastantes cosas que no se implementaron correctamente en Fable: es común que al entrar a un poblado la gente te ovacione y al segundo siguiente huya despavorida de ti; el sistema de experiencia, los atributos de tu personaje, su alineación (si es “bueno” o “malo”) se supone jugarían un punto importante en la personalización del protagonista, pero como dije, desde muy temprano es posible adquirir toda la experiencia que se necesita para maximizar todas las habilidades… y peor es el hecho de que tu personaje envejece no en función de la línea temporal del juego sino de la cantidad de experiencia que ugastes en el gremio al adquirir nuevas habilidades, pero eso no es lo único raro, también es imposible entender qué te hace más gordo o más delgado, y la alineación de tu personaje cambia radicalmente de manera poco comprensible (por ejemplo, obtienes más puntos de maldad al divorciarte que al matar a tu esposa… o peor aún obtienes muy pocos si te decides sacrificar a tu esposa en la catedral de los dioses de la obscuridad). Sin embargo, con todo y sus fallos Fable tiene varios destellos de genialidad que lo hacen una experiencia bastante divertida y que vale la pena probar.

¿Y qué hay de la historia? Bueno, la historia no es el punto fuerte de Fable: al principio somos un niño común y corriente que pierde a su familia durante un ataque de bandidos al pueblo de Oakvale (No, no, esto no es un spoiler), y seremos salvados al último instante por un miembro del Gremio de los Héroes, quien al detectar que posees las cualidades para ingresar al gremio decide ponerte al cuidado del Guildmaster quien se convertirá en tu guía en adelante. Pasado el periodo de entrenamiento te dejan libre para aceptar las misiones que tu renombre te permita tomar, y en algunas ocasiones los objetivos de algunas te llevarán a averiguar lo que sucedió con tu familia en el fatídico día del ataque a Oakvale. El conflicto principal tarda bastante en desarrollarse, cuando conoces a quien se convierte en tu más peligroso enemigo -no se preocupen, no pienso soltar un spoiler- ya habrás explorado la gran mayoría del territorio de Albion; en un principio no lo diferenciarás mucho del resto de los NPC, pero con cada encuentro el tipo se hace odiar lo suficiente. La batalla final te lleva por todo Albion y aunque podrían haberla llevado mejor, la verdad es que tiene todo lo necesario para construir un buen climax. Como es desafortunadamente común en los juegos de Microsoft Games Studios, muchas veces la historia de sus juegos es liberada en diferentes medios, y aunque en menor medida, Fable también sufre de este síntoma: poco antes de que Fable 2 fuera publicado Lionhead puso a disposición de los fans un sitio de internet en donde se daban muchos detalles acerca del universo de Fable, lo cual se supone servía para forjar un puente entre Fable y Fable 2, pero en ese sitio también nos pudimos enterar de algunos detalles acerca de los planes y motivaciones de el “malo” del juego y que le daban más sentido y coherencia a la historia que se había concebido originalmente.

Ahora quiero hablar del apartado visual del juego. Primero hay que decir que Lionhead nunca apostó por un estilo visualmente realista y se les agradece bastante pues el diseño de personajes y escenarios parece más propio de un cuento, plagado del folklor europeo para ser más preciso, lo cual lo separa bastante de los rpg’s de consola que había disponibles en ese entonces. El diseño de personajes y criaturas es bastante tosco y en general parece poco agradable, especialmente el de las criaturas: trolls, hombres lobo -llamados balverines-, hadas, gnomos, banshees, etc; las armaduras y los trajes disponibles para nuestro protagonista son poco llamativos salvo contadas excepciones (como el traje del gremio de asesinos), pero en cierta forma todos encajan a la perfección con la atmósfera recreada por los escenarios, y es esta la parte en la que más énfasis quiero poner: los escenarios son asombrosos, especialmente los bosques; los pueblos y ciudades están llenos de detalles, aunque son bastante reducidos en tamaño. Hay regiones plagadas de características interesantes en todos lados, y estas a veces contrastan bastante con el aspecto socarrón de los personajes y el humor simplón del guión; la transición entre las regiones del continente es muy marcada, por ejemplo cuando nos dirigimos hacia el norte, más allá de la ciudad de Bowerstone es posible encontrarnos con zonas en donde podemos observar esqueletos encadenados en pleno bosque, extrañas jaulas que penden de los árboles, cementerios y catacumbas; en las áreas cercanas a los pueblos nos encontramos lagos, bosques de nombres misteriosos, granjas y ambientes generalmente menos peligrosos. En mi opinión el diseño de escenarios es uno de los aspectos mejor trabajados en todo Fable, y más de una vez me desvié de las misiones principales para pasear a lo largo del mundo a veces tan vívido y otras veces inquietantemente desierto.

Es tiempo de hablar de la actuación de voces y la música. En el primer apartado, el juego cumple sin llegar a ser especialmente sobresaliente, el héroe que controlamos es mudo con todo lo que esto conlleva, pero siempre escucharemos el marcado acento británico de los NPC alrededor nuestro. Y sobre el sountrack hay cosas que aclarar: Si la música del opening que aparece al inicio de la reseña suena demasiado familiar es porque está compuesta por Danny Elfman, un compositor bastante socorrido en películas Hollywoodenses como Spider-man y Batman; y aquí lo que hay que aclarar es que la mayor parte de la música in-game que escuchamos en Fable fué compuesta por Russell Shaw, y tiene un aire totalmente distinto. Los temas varían dependiendo de la locación en la que nos encontremos, siendo misteriosos, siniestros o simplemente melódicos en función del sentimiento que querían evocar. El soundtrack es bastante sólido y mucho más efectivo que el de muchos otros rpg’s donde la música pasa en general desapercibida. Fable, en general, le debe mucho tanto al excelente diseño de escenarios como a la sobresaliente dirección musical con los que contó durante su desarrollo.

Y así concluye la revisión de Fable, un juego que fué devorado por las críticas y el hype, pero que era (y aún lo es) lo suficientemente sólido como para sobrevivir hasta nuestros días. Si aún tienen ganas de saber por qué esta propuesta llamó tanto la atención en su momento les aconsejo ver uno de los primeros trailers que fué liberado durante la primera etapa de desarrollo:

[yframe url=’http://www.youtube.com/watch?v=BRghiyJVKM0′]

Y ahora, los comentarios finales:

Lo que Fable me dejó al jugarlo: Ganas de ver que habría pasado si hubieran logrado incluir todo lo que Peter Molineaux pretendía hacer. Aún hoy día me da curiosidad.

Lo que Fable aportó al género: Pues la personalización del personaje, con todo y sus fallos y la ambigüedad de los valores de cada item, incluso el cambio entre el día y la noche eran extraños. Como dije, Fable tiene sus destellos de genialidad (como darte puntos de maldad cada que utilizas ese hechizo donde invocas las almas de los enemigos que derrotas para que luchen por ti), y la personalización en “tiempo real” era una de sus mejores cartas de presentación.

¿Lo recomiendo? Sí, aunque no como rpg, sino como si se tratara de un juego de acción/aventura. Si esta reseña despierta su curiosidad o si confirma sus sospechas sobre la calidad del juego permítanme decirles algo más: Fable cuenta con una expansión llamada Fable: the Lost Chapters, que incluye nuevas áreas que explorar, nuevas criaturas, nuevos personajes y además extiende el modo historia. Se harían un favor muy grande si optan por The Lost Chapters en vez de la edición normal, especialmente porque esta edición fué liberada tanto para xbox como para PC.

Felices paseos por Albion.

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  • Solo he jugado un poco de Fable 2, se me hizo bueno, por desgracia no tengo tiempo para dedicarle (New Vegas y Gears 3 me ocupan por completo). Se que el juego decepciono a algunas personas cuando salio poque prometio demasiado.

    Espero no te moleste que le puse ‘Reseña:’ al titulo, es para que sea mas facil de identificar, en especial porque ya estan saliendo los posts de PostLinks que son en ingles y se dio la casualidad que se pegaron (no tengo control sobre ellos).

  • sorry se me olvido agregar la palabra resenia XD, y pues yo personalmente no he jugado fable, y pues si tiene fama de no cumplir lo que promete, es lo malo de que los desarrolladores alardeen demasiado de sus obras
  • Guest
    Excelente reseña. Estoy comentando en 2015, porque honestamente me perdí de este título cuando salió para la primera xbox. Curiosamente me hice con una copia del hace unos días, y tenía curiosidad de saber la opinión y análisis del título original a estos tiempos (actualmente ya existe Fable Aniversary) para darme la oportunidad de probar la entrega tal cuál salió en su momento. Saludos
  • Drago
    Excelente reseña. Estoy comentando en 2015, porque honestamente me perdí de este título cuando salió para la primera xbox. Curiosamente me hice con una copia del juego hace unos días, y tenía curiosidad de saber la opinión y análisis del título original a estos tiempos (actualmente ya existe Fable Aniversary) para darme la oportunidad de probar la entrega tal cuál salió en su momento, y por lo que leo vale la pena. Saludos